Trufaportsmaestrat

¡Mundo trufa!

Trufas de Oreo

Esta receta incluye los ingredientes de los que están hechos mis sueños. Migas de galletas Oreo mezcladas con queso cremoso y cubiertas con una capa de chocolate derretido, unas trufas diferentes pero con el mejor sabor. Se nota que me encantan las galletas Oreo.

En vez de hacer una trufa convencional con chocolate, yo he convertido mi ingrediente favorito en una trufa, sin horno, sin cocción, y en unos pocos minutos.

Trufas de Oreo

Y la mejor parte es que sólo hacen falta tres ingredientes para este pecado de dulce. ¡Sólo 3! Sin herramientas ni electrodomésticos complicados, sólo algo que pique las Oreo y a amasarlas con las manos, que se hace ejercicio.

El recubrimiento lo hago con Candy Melts, que son unas grageas de chocolate que se derriten perfectamente. Las vas a encontrar en cualquier tienda especializada en ingredientes de repostería.

A mi me encanta la combinación con el chocolate blanco, pero podéis ponerle cualquier color que queráis, y si no encontráis los Candy Melts, pues utilizad chocolate normal, que también vale. E incluso tienen sabores.

Ingredientes para hacer 36 trufas

  • 1 paquete (225 gramos) de galletas Oreo
  • 110 gramos de queso cremoso tipo Philadelphia
  • 1 taza de Candy Melts blanco, o chocolate blanco troceado

Elaboración paso a paso:

Paso 1. En un procesador de alimentos o una picadora eléctrica, trituramos las galletas Oreo enteras (lo blanco también), hasta que sea una miga fina, guardando unas cuantas galletas para decorar por encima.

Paso 2. Cuando estén trituradas, las mezclamos con el queso cremoso en un recipiente. Podemos hacerlo con las manos o con una cuchara. Una vez que esté todo hecho una pasta manejable, le damos forma de bola del tamaño de una pelota de ping pong.

Paso 3. Vamos colocando las trufas en una bandeja forrada con papel vegetal. Cuando estén todas, metemos la bandeja en el congelador durante 15 minutos (o 30 minutos en la nevera), para que estén más firmes.

Paso 4. Mientras se endurecen, derretimos el chocolate al baño María, revolviendo hasta que esté líquido. Lo dejamos reposar un poco para que enfríe.

Paso 5. Una vez sacadas las trufas del congelador, las bañamos en el chocolate derretido, asegurándonos de que cubra completamente la trufa. Las vamos poniendo de nuevo en papel de hornear y espolvoreamos encima el resto de las migajas de Oreo que habíamos reservado.

Paso 6. Volvemos a meter las trufas en el frigorífico durante unos minutos para que la cubierta de chocolate se endurezca.