Trufaportsmaestrat

¡Mundo trufa!

Risotto con trufa negra

Una receta perfecta. Un risotto que capitaliza la frescura de las trufas de forma equilibrada. No es fácil integrar la trufa en un plato, pero éste lo hace de maravilla. No es una receta que abrume por su complicación, ya que un risotto sólo requiere paciencia y remover mucho, pero es perfecto para incorporar ese preciado trozo de trufa.

Utilizando un rallador de queso fino, se cortan un fragmentos finos que distribuye el sabor de la trufa maravillosamente, y evita lo que proponen algunas recetas, pre cocer las trufas en mantequilla o aceite, lo que disminuye su sabor.

Risotto con trufa negra

Ingredientes (para 4 raciones):

  • 25 g de trufa blanca o 50 g de trufa negra
  • Aproximadamente 1 litro de caldo vegetal
  • 180 g de arroz Carnaroli o Arborio
  • 1 cebolla pequeña, picada muy finamente
  • 2 cucharadas aceite de oliva virgen extra
  • 250 ml de vino blanco seco
  • 50 g de mantequilla, cortada en cubos
  • 50 g de queso Parmesano o Grana Padano, finamente rallado
  • Sal al gusto

Preparación:

Con un rallador fino, rallamos dos tercios de la trufa fresca en un bol. Rallamos también el queso en el mismo recipiente y añadimos la mantequilla en cubos y una cucharada de aceite de oliva. Lo mezclamos suavemente con una espátula.

Ponemos un cazo a fuego fuerte con el caldo de verduras para que caliente, cuando llegue a hervir, lo mantenemos a fuego bajo.

Mientras tanto, en una sartén sofreímos la cebolla con el aceite de oliva restante, hasta que empiece a ablandarse. Incorpora el arroz y remueve para que todos los granos de arroz estén recubiertos de aceite y caliente.

Agregamos el vino blanco al arroz y revolvemos para que se reparta bien, lo dejamos cocer a fuego lento hasta que se evapore el vino. Incorporamos 1 taza de caldo caliente, revolviendo otra vez hasta que se absorba por completo.

Hay que seguir añadiendo pequeñas cantidades de caldo hasta que el arroz esté cocido. Tardará unos 15 minutos. El arroz debe estar al dente y húmedo, pero sin demasiado líquido ya que no es un arroz caldoso.

Apagamos el fuego y añadimos la mezcla de trufa, queso, aceite y mantequilla. Añadimos sal al gusto y batimos rápidamente el risotto hasta tener un arroz cremoso.

Dejamos que repose durante 1 minuto, y a continuación servimos en platos individuales. Rallamos en cada plato la trufa restante.

Notas.

Se puede incorporar al risotto otros ingredientes vegetales, como berenjena, brócoli, calabaza o calabacín. Si te gustan las recetas con brocoli, o quieres probar algo diferente con ingredientes sanos, pincha aquí.