Trufaportsmaestrat

¡Mundo trufa!

Recetas con trufa negra

¿Quién no conoce la trufa negra? Seguro que todos hemos oído hablar de ella en alguna ocasión, pero no todos han tenido la oportunidad de probar.

Por eso puede ser un poco confusa su utilización. Si quieres saborear una experiencia única con un toque de trufa negra, estas son las recetas por las que debes empezar:

Recetas con trufa negra

 PURE DE PATATA CON TRUFA NEGRA

  • 2 patatas medianas
  • Nata o leche (como prefieras)
  • Unos 10 gramos de trufa negra
  • Mantequilla
  • Sal y pimienta al gusto

Picamos o rallamos finamente la trufa y la agregamos a la nata o leche, dejando que repose durante media hora. Mientras tanto, cocinamos las patatas al vapor o las cocemos hasta que estén blandas.

Las pelamos y machacamos hasta que estén trituradas, le añadimos un trozo de mantequilla, sal y pimienta y seguimos triturándolas.

Le agregamos la nata infusionada con la trufa y mezclamos hasta que alcance la consistencia que deseamos (si quieres una consistencia más líquida, añade más nata). Servimos inmediatamente en caliente.

HUEVOS REVUELTOS CON TRUFA NEGRA

Este es un plato clásico de huevos revueltos cocinados lentamente con leche o nata, mantequilla, y por supuesto la trufa negra.

  • 10 huevos frescos.
  • 200 ml de leche fresca (o de nata)
  • 40 gramos de trufa negra entera
  •  ¼ de cucharadita de sal en escamas
  • Una generosa cantidad de pimienta recién molida
  •  2 cucharadas de mantequilla.

Coloca los huevos enteros junto con la trufa en un recipiente de cristal, ponemos un trozo de papel debajo de los huevos y los cubrimos con papel de film. Lo dejamos en el frigorífico durante 48 horas. El fabuloso aroma de la trufa impregnará los huevos a través de su cáscara.

Después de ese tiempo, batimos los huevos en un bol y los sazonamos con sal y pimienta.

Derretimos la mantequilla en una sartén a fuego medio, añadimos los huevos y durante la cocción, revolvemos los huevos con frecuencia para que no se peguen. Los mantenemos al fuego sólo hasta que se cuajen, no los sobre cuezas.

Se sirven inmediatamente sobre una cama de tostadas con mantequilla y virutas finas de trufas.

PASTA CON GAMBAS Y TRUFA NEGRA

  • 250 gramos de gambas frescas
  • 1 cebolla
  • Media taza de vino blanco
  • 200 ml de nata líquida para cocinar
  • 25 gramos de trufa
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto
  • Pasta (la variedad que quieras)

Preparamos la nata 2 días antes para que esté lista cuando la necesitemos, mediante la infusión de la trufa en ella, tal como he indicado anteriormente.

Cocemos la pasta según las indicaciones del fabricante.

Mientras se cocina la pasta, cortamos finamente la cebolla y dejamos que se dore en una sartén con un poco de aceite de oliva (o mantequilla si prefieres).

Retiramos la cebolla y, a continuación, añadimos las gambas, cocinándolas hasta que se empiecen a dorar. Volvemos a añadir a cebolla, revolvemos y vertemos el vino blanco. Cocinamos a fuego lento durante 1 minuto.

Añadimos la nata infusionada con la trufa, la sal y la pimienta, y calentamos, pero sin dejar que hierva.

Escurrimos la pasta y agregamos la mezcla de nata y gambas. Servimos de inmediato con varias virutas de trufa para decorar.