Trufaportsmaestrat

¡Mundo trufa!

Cómo hacer trufas de chocolate

De todos los dulces que hay en el mundo, el que más me gusta de todos son las trufas.
Esas pequeñas bolitas de chocolate tienen una textura que se funde en la boca que me encanta.

Con esta receta obtendréis una ganache sedoso, suave y nada empalagoso, algo de lo que podemos pecar al hacerla. Son perfectas para hacer un regalo, ya que a cualquiera que le guste el chocolate le gustarán unas trufas, y más si son caseras.

Cómo hacer trufas de chocolate

Ingredientes para hacer 30 trufas de chocolate:

  • 200 gramos de chocolate negro al 70%, troceado
  • 200 ml de nata líquida para montar
  • 1 cucharada de miel
  • 2 cucharadas de mantequilla salada, a temperatura ambiente
  • 2 a 3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar

Vamos con el modo de elaboración de las trufas:

Forramos una bandeja para el horno con papel de hornear. Seamos generosos con el papel, que sobresalga por todos los lados.

Troceamos el chocolate y lo ponemos en un recipiente de metal.
En una cazuela aparte, ponemos a fuego fuerte la nata y la miel y, en cuanto empiece a hervir, lo bajamos a fuego medio. Hay que tener cuidado de que la nata no se salga, que es bastante fácil cuando empieza a hervir, en ese justo momento hay que bajar el fuego.

Vertemos 1/3 de la nata caliente sobre el chocolate que tenemos en el cuenco y, con un batidor manual, batimos rápidamente la mezcla hasta obtener una crema de chocolate con una textura suave y brillante.

Vamos añadiendo poco a poco la nata restante, sin parar de batir para seguir manteniendo la textura deseada.
Introducimos la mantequilla y seguimos batiendo para que se integre y no quede trozos.

Transferimos el chocolate a la bandeja del horno forrada, extendiéndola en una capa uniforme.
Doblamos el papel de horno sobre el ganache de chocolate y lo cubrimos con él.

Dejamos la bandeja reservada a temperatura ambiente hasta que se cuaje el ganache, unas 3 horas aproximadamente. Forramos otra bandeja aparte con papel de hornear.
Ponemos un cuenco hondo con un colador o chino encima y añadimos el cacao en polvo en él.

Una vez que haya pasado el tiempo de espera, le vamos a dar la forma a las trufas. Para ello nos podemos ayudar de una cuchara de bolas de helado o una para hacer bolas de melón. Haremos una bola lo más redonda posible de unos 2,5 cm de diámetro.

Alisamos todo los posible la superficie de la bola de ganache con los dedos o la palma de la mano, y la soltamos en el colador con el cacao en polvo. Las cubrimos con el cacao y quitamos el sobrante.
Las vamos depositando en la bandeja forrada, y repetimos el proceso hasta acabar con el ganache.

Las trufas de chocolate están perfectas así, pero también podemos rebozarlas en fideos de chocolate para darle una textura más crujiente. Las podemos conservar en un recipiente hermético a temperatura ambiente por un máximo de 2 días, o en la nevera hasta 1 semana.

Las trufas no se sirven frías por lo que antes de consumirlas tienen que estar un tiempo a temperatura ambiente.