Trufaportsmaestrat

¡Mundo trufa!

Cocinar con trufas

Apodado por algunos como los diamantes de la cocina, estos hongos del bosque son un manjar exótico, delicioso y caro. Además son muy difíciles de encontrar y su crecimiento en el suelo sigue siendo un misterio, y nunca se ha descubierto como cultivarlos.

Es una explicación sencilla, pero describe con precisión la obsesión gastronómica con trufas y los precios altísimos que le acompañan. Las cosechas cortas (realizadas a menudo con perros adiestrados en el rastreo de trufa) y su corta vida útil, sólo añaden encanto a este hongo tan preciado.

Cocinar con trufas

Hay dos tipos de trufas, la negra y la blanca, y sólo maduran durante dos temporadas breves, y una vez recolectado de la tierra, se tiene que consumir en cinco días.

Debido a la dificultad de encontrar las trufas maduras, por no mencionar su precio astronómico que puede llegar a miles de dólares los 500 gramos, puedes estar tentado en comprar imitaciones, como el aceite de trufa.

Pero estos productos raramente contienen trufas reales y se trata simplemente de la engañosa reproducción química del aroma apreciado de la trufa.

Si compras la trufa por tu cuenta, hazlo en proveedores de confianza, ya sea en persona o online.

Esta es una de las recetas que te recomendamos para utilizar la trufa, tanto blanca como negra. Pero también la puedes poner en estas otras recetas.

Tagliolini con trufa blanca

(6 personas)

Ingredientes

  • Tagliolini frescos (suficiente cantidad para 6 personas)
  • 70 gr de trufa blanca
  • 300 gr de caldo de pollo
  • 170 gramos de mantequilla sin sal
  • Sal kosher
  • 150 gr de queso Parmigiano-Reggiano recién rallado

Paso uno

Pon una olla grande con agua y sal a hervir. Añade los tagliolini al agua hirviendo y remuévelos inmediatamente para evitar que la pasta se pegue. Cocínalos durante unos 3 minutos, o hasta que los tagliolini estén suaves. Reserva 1/2 taza del agua de cocción y escurre la pasta en un colador.

Paso dos

Limpia suavemente la trufa blanca con un cepillo, quitando que tenga en la superficie. Resérvala a temperatura ambiente mientras preparas la salsa.

Paso tres

Añade el caldo de pollo en una sartén grande a fuego medio-alto y llévalo a ebullición. Manténlo hirviendo hasta que se reduzca el líquido a un tercio. En ese momento, reduce el calor y agrega la mantequilla removiendo hasta que se derrita. Sazónalo con sal y retíralo del fuego.

Paso cuatro

Añade la pasta a la salsa junto con el queso parmesano, y mézclalo bien para que se reparta uniformemente. Sirve la pasta en 6 platos diferentes calientes. Utiliza una máquina para cortar o una mandolina pequeña para rebanar las trufas sobre la pasta. Servir de inmediato.